¿EL DISEÑO DE ESPACIOS Y LA PARTICIPACION?


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La participación de los usuarios en el diseño de los espacios

El estudio de la experiencia de los usuarios y su participación en el diseño no es un tema nuevo pero, desafortunadamente, es bastante desconocido en el mundo del diseño de los espacios y de la arquitectura. Aunque es un aspecto de gran importancia, quizás se ha desarrollado mucho más en el mundo de los productos y, especialmente en el diseño de los servicios y el diseño de interacciones. No obstante, existe una fuerte tradición en ciertos países, especialmente los escandinavos, donde este fenómeno se inició en los años sesenta como parte de un proceso de participación de ciudadanos y usuarios en determinados proyectos (de plazas, equipamientos culturales, fábricas, oficinas, hospitales, etc.). Unos proyectos donde los usos del espacio y experiencias de los usuarios tenían un papel clave, al tratarse de espacios de uso colectivo.

Para conseguir satisfacer a los usuarios de los espacios, es fundamental conocerlos en profundidad y poder identificar aquellos aspectos más relevantes que deberán configurar la experiencia que les propone el espacio diseñado; es decir a través de los elementos presentes en el espacio -tanto tangibles como intangibles- es fundamental generar una interrelación dinámica, donde el mismo usuario atribuya cualidades dependiendo de su contexto, percepción, emoción y voluntad, permitiendo que se genere un vínculo mayor entre el usuario-espacio-objeto. Por ello, debemos pensar cuestiones como: ¿Cuál debe ser el rol del espacio y que tipo de interacción proponer?, ¿Qué valores debe transmitir y tipo de experiencia formular?, ¿Qué tipo de actividades y comportamiento desarrollaran los distintos usuarios? ¿Cómo les gusta trabajar, comer, comunicarse,…etc a los usuarios? Ante estas preguntas una de las mejores prácticas para conseguir esta información clave es la de implicar a los usuarios en el proceso de diseño de la experiencia: desde la investigación y la definición del briefing, hasta la validación de las soluciones y su desarrollo.

Es importante asumir que en muchos procesos de diseño de los espacios no es suficiente el enfoque “top-down”. Recordemos que generalmente la persona que tiene más conocimiento es la que está realizando la actividad, en el espacio que vamos a diseñar sea un hospital, escuela, restaurante, parque, etc. Pensemos por un momento en el diseño de un parque. ¿Quién puede saber más sobre el uso y las experiencias en el espacio? Seguramente, y sin ninguna duda sean sus usuarios: los niños, los padres y familias, los deportistas que hacen ejercicio, los usuarios que van a hacer picnics y otras actividades lúdicas, los empleados de mantenimiento, los jardineros, etc., que día a día establecen múltiples interacciones y desarrollan diversa experiencias. Por ello, al afrontar el diseño de cualquier espacio es vital la participación de los usuarios.

El valor de la participación de los usuarios en la configuración de los espacios

A la hora de valorar la participación de los usuarios en los procesos de diseño de los espacios, uno de los mayores beneficios es que siempre mejora la calidad y el valor del resultado final del espacio diseñado. Un resultado que beneficia tanto al arquitecto y diseñador como a los mismos usuarios. Además, el hecho de poder participar aporta a los usuarios un valor intrínseco en términos del reconocimiento social, de empoderamiento y “ownership”.

Por otra parte, si pensamos en los arquitectos y diseñadores también les aporta un beneficio en la medida que consigue una importante fuente de información y el conocimiento que los usuarios representan. Por tanto, a nivel general, podemos afirmar que los beneficios de la participación de los usuarios en la configuración de los espacios pueden sintetizarse en dos grandes ámbitos como la relevancia y los resultados:

una mayor relevancia al facilitar:

  • adquirir conocimiento y evitar malentendidos
  • entender las implicaciones del proyecto
  • mejorar la calidad y la relevancia del proyecto (conocimiento usuarios

unos mejores resultados al permitir:

  • asegurar la continuidad del proyecto
  • reducir tiempo y costes del proyecto (implicación stakeholders)
  • cubrir las necesidades y experiencias de los usuarios

Así, ante la pregunta ¿Por qué es importante la participación y el conocimiento de los usuarios en el diseño de los espacios?, la respuesta clara es que cualquier espacio debe estar diseñado pensando en crear una experiencia del usuario que permita obtener una mejor aceptación y satisfacción por parte de los usuarios. El motivo es obvio, cualquier frustración en el uso y “usabilidad” de un espacio desmotiva al usuario en su uso, le plantea dudas, le produce la necesidad de modificarlo y/o, frecuentemente, produce su rechazo y no aceptación. Una aceptación que tiende grandes implicaciones económicas cuando el espacio está construido y, también políticas, cuando el espacio construido es público. Incluso, en muchos casos, este rechazo y no aceptación suele traducirse en una transformación y/o modificación posterior del espacio construido, con las consecuentes implicaciones y costes que esto conlleva.

 

Be first to comment